08 noviembre 2017

Premios Lazarillo 2017

Ledicia Costas, Rafael Salmerón y Eva Palomar ganan los Premios Lazarillo 2017 de creación literaria y álbum ilustrado.


El Premio Lazarillo es el galardón más antiguo en la literatura infantil y juvenil. Lo convoca anualmente la Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil (OEPLI), en las modalidades de «Álbum Ilustrado» y «Creación literaria», con una dotación de 3.000 euros cada una.

Los jurados del premio Lazarillo 2017 acordaron conceder el premio de creación literaria ex aequo a las novelas juveniles A balada dos unicornios (gallego), de Ledicia Costas y No te mueva musaraña, de Rafael Salmerón. Optaron a dicha modalidad 68 originales, de los cuales 41 son de narrativa, 23 de poesía y 4 de teatro, 56 en castellano, 9 en gallego y 3 en catalán.  El premio de álbum ilustrado fue otorgado por unanimidad a la ilustradora Eva Palomar Gómez. Se presentaron 41 originales.

La entrega de los premios tendrá lugar en la inauguración del XLI Salón del Libro Infantil y Juvenil de Madrid, el 13 de diciembre.

Ledicia Costas. Imagen: OEPLI

Ledicia Costas es una escritora gallega que desde hace unos años se dedica en exclusiva a la creación literaria, fundamentalmente conocida por su obra de literatura infantil y juvenil, ha recibido importantes reconocimientos en este ámbito por obras como Escarlatina, a cociñeira defunta, Premio Merlín, Premio Nacional de LIJ, entre otros. Con la novela Jules Verne e a vida secreta das mulleres planta obtuvo el Premio Lazarillo 2015, por lo que repite. A balada dos unicornios, según el jurado, crea un universo de fantasía original poblada de poderosos personales. Una representación de la lucha del bien y del mal con una literatura extremadamente cuidada. Es una novela de marcada estética steampumk, ambientada en el Londres de la época victoriana. En la prestigiosa Escuela de Artefactos y Oficios se forman las mentes más brillantes de todo el país. Ahí viven Ágata, una humana mecánica, y su inseparable robot Tic-Tac. Una noche Ágata se ve obligada a huir de la escuela emprendiendo un peligroso viaje del que no sabe si regresará algún día.

Rafael Salmerón. Imagen: OEPLI

Rafael Salmerón López nació en Madrid en 1972. Comenzó su andadura en el mundo de la literatura infantil y juvenil como ilustrador, en 1994; pero, desde el año 2001, dedica la mayor parte de su tiempo a escribir sus propias historias. Ha publicado más de 60 títulos como ilustrador en las más importantes editoriales españolas y como escritor tres novelas juveniles: La cometa de NoahUn balón por una Bala y 27 latidos. También tiene varias obras infantiles en colaboración con Concha López Narváez: Escapar de un cuento, Krac y Croc y Beltrán el erizo. No te muevas musaraña es descrita como una narración ágil que emociona y refleja la evolución vital de una adolescente a la madurez, una historia sensible y cercana con referencias pictóricas. Laïa Vergés tiene 17 años. Su día a día en el instituto no es fácil. Y, si en el instituto las cosas no van demasiado bien, en casa no es mejor. Laïa no es capaz de comunicarse con su madre desde que murió su padre de cáncer, un pintor admirado por todos que alcanzó la fama y la gloria, dejando tras de sí un legado de lienzos, desamparo y también algún secreto.


Imagen: Eva Palomar

Eva Palomar Gómez (Barcelona, 1990) Graduada en Diseño Gráfico en Bau, Centro Universitario de Diseño de Barcelona, completó su formación en Teesside University (UK) cursando una especialización en ilustración. Desde 2013 realiza proyectos muy diversos, desde ilustración editorial, creación de marca, hasta carteles e ilustración de álbum infantil. Bienvenida Lupe: Lupe es nueva en el bosque. Tiene tanta vergüenza de conocer a las demás liebres, que decide fabricarse un disfraz para que no la reconozcan. Está convencida que existe un disfraz ideal para ella, así que trabajará duro hasta encontrarlo. El jurado destacó de forma unánime el buen equilibrio entre ilustración y texto, creando una historia redonda, con sentido del humor y una gráfica muy personal, sobre la importancia de ser no mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario